Si nació, va a morir

Autor: José Manuel Guzmán Godos
138 consultas

Si muere, y el evento bello termina, va a doler... Sin duda. Hay una frase de la psicología clásica que dice: " el dolor es inevitable; el sufrimiento es opcional " no sé en qué momento, la educación tradicional, la filosofía o la tradición religiosa hicieron creer al ser humano en el concepto "eternidad " y aplicarlo aquí en este plano finito.

Palabras que decimos constantemente y que son fuente de mucho dolor son: "no me dejes nunca", "te amare por siempre" "jamás te olvidare", "estaré a tu lado por toda la eternidad", "nunca, siempre, jamás y eternidad, son palabras que hay que re-orientar en nuestro vocabulario.

No pertenecen a este plano de consciencia en concepto aplicable a nuestros asuntos, por tanto son muy relativas y nos hacen creer en falsedades. ¿Qué tal sustituirlas por: "quédate conmigo lo que te resta de vida", “te amare hasta el ultimo día de mi existencia", "te recordare mientras viva", "estaré a tu lado hasta que muera”? Son pensamientos más realistas que nos hablan de un final. En esta vida, si comenzó, va a terminar.

Al final, cada proceso es parte de un todo. Observa la vida: el tiempo nace y muere en un instante y sigue siendo tiempo, porque vuelve a nacer. Todo es un proceso continuo de nacimiento – cambio – muerte - nacimiento – cambio - muerte... Es una ley permanente a la cual urge que nos ajustemos para no sufrir en demasía.

Por tanto, la mejor manera de ajustarnos a esa ley inevitable es prepararnos para comprenderla y aceptarla. Las tribus primitivas comprendían muy bien esto. Te comparto dos aspectos de culturas antiguas que sabían enfrentar a esos fenómenos al comprenderlos y de una forma que aun ahora con seguridad se les hará cruel a algunos de nuestros lectores.

"Cultura Tibetana" al nacer un bebe en las cordilleras del Himalaya, era llevado inmediatamente a un arroyo de agua helada y era sumergido hasta que su cuerpecito se amorataba, después lo cubrían y si sobrevivía, significaba que era apto para vivir en esas tierras gélidas de más de 70 grados bajo cero. Si moría, lo arrojaban a un barranco donde había buitres para que lo devoraran.

"Cultura Esquimal" cuando un anciano o anciana se quedaba sin dientes, ( que era su herramienta de supervivencia en el proceso de curtir pieles de oso o de foca ) entonces se despedía de su familia y se quedaba en soledad e inerme en un lugar en donde los osos blancos le devoraban y así se fundía con "El gran espíritu ".

En esas culturas obviamente había dolor, pero no sufrimiento, puesto que conocían el proceso de la vida y la muerte. En nuestra cultura nos queda la opción de apegarnos a lo que la instrucción espiritual nos instruye o podemos incursionar en el fascinante estudio de la reencarnación como opción de aprendizaje de eternidad en otro plano.

Otra alternativa eminentemente científico - psicológica es la de estudiar la ciencia de la Tanatología, desarrollada por la doctora Elizabeth Kubler Ross, que es el conocimiento de la preparación que debe tener todo ser humano ante este fenómeno inevitable que es la muerte.

Conserva lector estas frases para que puedas prepararte para lo inevitable: si nació, va a morir; si comenzó, va a terminar. Si muere, y algo bello termina, va a doler, pero si conoces y te adaptas a estas leyes naturales, tu vida no tiene por qué estar llena de sufrimiento.

Saludos cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México