Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo

Autor: José Manuel Guzmán Godos
123 consultas

Curiosamente, una frase acuñada por el presidente norteamericano, Abraham Lincoln en su famoso discurso de Gettysburg y después adoptado por los países cuyo régimen es la democracia.

Aún a tiempo presente para muchas personas (incluyéndome) es difícil comprender el término democracia y todas sus implicaciones en los sistemas de gobierno que se rigen por tal sistema. Se define la democracia como: “Sistema político que defiende la soberanía del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes”

Sin lugar a dudas, la historia nos da cuenta de las razones por las cuales algunos pueblos someten a otros, de inicio, correspondían a una ley natural del sometimiento por la fuerza en función a las cosas básicas: la cacería lograda, adueñarse de las mujeres de algún clan, apropiarse de los territorios del grupo vecino etc. En principio, objetos materiales o demostraciones de poder, el hombre fue envaneciéndose de sus logros y se dio cuenta de los beneficios del poder. Debió ser un gran hallazgo, cambiar armas quebradizas como palos y cuchillos de piedra por espadas y lanzas con puntas de metal; sentir el poder de una bala de cañón con carga explosiva en comparación con el impacto más limitado de una piedra lanzada por una catapulta.

Si bien el ingenio humano comenzó a sentir el poder con los objetos y las armas así como los territorios, pronto desarrolló un sentido de superioridad en otros contextos: de raza: los blancos son superiores a los negros, los morenos y los asiáticos; de religión: mi dios es superior al tuyo; de ideología; mi sistema político, es superior al tuyo, con él obtengo más logros y por tanto te lo voy a imponer, me autonombro y me erijo como un ser superior a ti.

Las riquezas naturales de los pueblos pasaron a ser también, un foco de ambición para los países que se consideraban superiores, las minas de oro y plata a la llegada de los españoles a América; las minas de diamantes en África ambicionados por holandeses, portugueses e ingleses; los yacimientos de petróleo de países que los poseen, pero que no tienen la infraestructura ni el capital o la tecnología para explotarlos y convertirlos en riqueza Nacional, como ocurre en Irak y México entre otros.

Latinoamérica, después de la conquista española y portuguesa sufrió la esclavitud y la destrucción de su cultura, la imposición del lenguaje del conquistador y su religión le fue impuesta a espada; también se mezcló su sangre con la del conquistador, creándose un estupor y confusión que aún no ha sido superada del todo, en nuestra memoria genética, está presente el síntoma del pueblo conquistado y vejado, creándose un hábito de servidumbre y sometimiento difíciles de superar. A diferencia de las razas que conquistaron Norteamérica, alemanes, irlandeses, holandeses, británicos y franceses, territorialmente hubo exterminio de las tribus de indios y los invasores no se mezclaron con las razas conquistadas, lo cual cuenta extremadamente en la memoria colectiva… tienen historial de amos, no de esclavos; tienen la mentalidad de raza conquistadora , no conquistada; mandan e imponen, no obedecen… por eso se sienten los dueños del mundo, porque históricamente son los patrones, los que mandan, los que tienen el capital, los que se consideran la raza superior.

¿Alguien podría decirme que países enemigos de USA lo han derrotado en una guerra? Tal vez no ha podido con algunos como Cuba y Vietnam, pero no han sido derrotados tan aplastantemente como Alemania o Japón por ejemplo. Se manifiesta como una superpotencia en la mayoría de los campos en los cuales sus vecinos, sobre todo de Latinoamérica no le hacen competencia: poderío militar, economía, organización política, tecnología y lo que ellos llaman “la magia de pensar en grande” porque todas, o la mayoría de sus acciones, construcciones, negocios, ciudades, industrias, son de gran calado.

De ahí que, para que ellos tengan por bandera la democracia como lo entienden las demás naciones, habrían de tener un pasado histórico similar a los países que si creen que esa manera de gobernarse es posible; Estados Unidos es un Imperio. Un imperio es autocrático. El imperio impone, los demás acatan les guste o no.

“Estados Unidos no tiene amigos; sólo intereses” ha declarado John Foster Dulles, político norteamericano y es parte de su historia y su realidad política. Por tanto ese país moverá y ha movido líderes títeres en toda Latinoamérica a su conveniencia, cuando por alguna razón, algún nacionalista consciente intentó darle rumbo democrático y autónomo a su país, como ocurrió con Salvador Allende en Chile en 1973 y en Venezuela y Bolivia recientemente, el gobierno norteamericano ha utilizado recurso económico, infiltración política e incluso militar para alinear al país que no sigue la “democracia de Washington”

Así, Latinoamérica es y seguirá siendo “el patio trasero de los Estados Unidos” aunque nos duela, tendremos que seguir tolerando la frase “pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”

Por supuesto que un tipo de política como la ejercida por los vecinos del norte es repugnante y detestable, pero no hay quien la pueda enfrentar, sería vetado económicamente como Cuba, o intervenido militarmente por los americanos como Afganistán o Irak, aduciendo que hay razones de “Seguridad Nacional”.

Me queda un mal sabor de boca porque no hay luz al final del túnel. Seguirá el abuso y el silencio, la democracia no tiene aplicación ni futuro, porque los medios de comunicación se alinean y guardan silencio de lo que atestiguan so pena de desaparecer como entidades de denuncia o como voces con nombre y apellido que podrían ver acalladas sus voces de la manera como la represión imperialista tiene la costumbre de acallarlas.

Saludos cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México