Tres Leyes Espirituales muy Prácticas

Autor: José Manuel Guzmán Godos
136 consultas

“Te odio maldito, no te quiero volver a ver en mi vida”

“Ahorita que no está, tengo algunas cosa que contarte de ella, habrías de ver… fíjate que…”

¡“Yo soy perfecto, nunca me equivoco”!

Sí, se trata de tres grandes fallas que tenemos los humanos en nuestra interacción con otras personas; odiar y todo lo que conlleva: rencor, resentimiento, insultos hirientes, venganza; hablar mal de las personas a sus espaldas; y creerse perfecto.

Las personas que así se comportan, viven vidas de infierno, bajas pasiones, y mucho estrés por defender una postura imposible ya que no hay ser humano infalible.

Por supuesto, los que han aprendido estas conductas y se sienten orgullosos de ellas, las seguirán practicando hasta que el dolor, el desamor y la soledad los alcancen y vivirán vidas muy lastimosas ya que les será muy difícil vivir en armonía consigo mismos y con su entorno.

Sin duda la vida espiritual es dura, nos cuesta mucho trabajo dejar de responder a nuestros instintos primarios y al juego tramposo del EGO que nos incita al odio, la crítica destructiva y escudarnos en la presunción de la perfección.

¿Para qué corregir estos hábitos? Para vivir tranquilos y en armonía con las personas que vivimos, y para tener relaciones de calidad con las personas que amamos, para estar en paz con uno mismo y generar salud y felicidad.

Evitar palabras hirientes, aprender a emplear un vocabulario edificante, amoroso, hay que trabajar mucho las emociones para que no explotemos. La Ley espiritual dice: Corresponde con Amor al odio.

Significa no sólo perdonar, sino tratar de hacer algo por quien nos ofendió. Jesús lo demostró cuando dijo en la cruz “perdónalos Señor, porque no saben lo que hacen”

Defender a los ausentes. Evitar hablar de otros cuando no estén, es mucha tentación pero es posible hacerlo, y si no es viable retirarse o comentar: “No es justo hablar de x a sus espaldas, es mejor que esté presente y se pueda defender” o “Me parece que no estamos siendo justos con x, el tiene derecho a expresar las causas de sus decisiones si así lo prefiere”. O esta charla no me incumbe, nos vemos más al rato. La clave es que a todos nos incomoda que hablen mal de nosotros a nuestras espaldas o… ¿a ti te agrada?

“Errare humanum est.” Errar es humano. Nadie está exento de equivocarse, de modo que hay que aprender a aceptar las equivocaciones… no pasa nada si te equivocas, simplemente admítelo y a lo que sigue, Algunas frases que te pueden ayudar son: “A sí, me equivoco muy seguido”. “Uups creo que la regué” "a veces tomo decisiones equivocadas”.

Además ¿en dónde dice que es UNA OBLIGACIÓN ser perfecto? Hay invitaciones, pero no es una obligación.

Suerte en su empeño.

Saludos cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México