Etiquetas, Apodos y sus Efectos en las Personas

Autor: José Manuel Guzmán Godos
124 consultas

¿Te pusieron alguna vez cierto apodo en tu vida? Lo más probable es que varios… aunque lo niegues. Y lo más probable es que el primero, te lo hayan puesto en tu casa.

¿Te etiquetaron de algún modo de manera personal, tus padres hermanos o algún amigo o profesor en tus años estudiantiles? Creo que nadie se escapa de eso…

Lo relevante, no es el apodo o la etiqueta, sino ¡cómo lo manejas!

Es increíble que personas instruidas e inteligentes padezcan, en su etapa de adultez, los efectos de los apodos o etiquetas que les endilgaron cuando eran niños. No han podido o no han sabido cómo quitarse ese estigma.

Nunca es tarde para aprender a darle la vuelta a situaciones adversas, lo intentaremos aquí.

Por principio de cuentas comentaré que un apodo es un sobrenombre, describe un rasgo físico o de carácter de la persona, por otra parte, una etiqueta describe básicamente una experiencia o remarca un hecho en la vida de la persona aludida o un rasgo conductual.

  • Apodo: “El perro”, por la forma como pelea.
  • “El Buitre”, por la nariz aguileña y la manzana de Adán en su cuello.
  • “El púas” por la forma del cabello en esa forma, lacio, grueso y duro.

Hay apodos amables, los que describen una cualidad o fortaleza:

  • “El Dandy” por la manera elegante de vestir.
  • “Tigresa” por sus rasgos fieros de carácter.
  • “El Faraón” por el porte y la autoridad de su persona.

Las personas que reciben apodos amables se sienten bien, aunque, ¿para qué nombrarles de otro modo si ya tienen un nombre?

La tendencia para poner un apodo es, básicamente, ofensiva y degradante. Busca descalificar y provocar la burla. Muchas personas padecen la humillación y difícilmente se libran de las burlas y comentarios que se desprenden de dichos apodos. Ahí es en donde ya no sabemos qué hacer, porque nos duele la intención de las palabras y todo lo que conlleva en actitud de los otros y nos provoca una vulnerabilidad que lastima.

Vivimos en un mundo agresivo y no podemos cambiar a los demás, solamente podemos cambiarnos a nosotros mismos y cómo percibimos al mundo, por tanto no es la etiqueta o el apodo del otro lo que debe importar, sino de qué manera lo manejamos nosotros. Ni la educación en casa ni la información que se da en la escuela han sido suficientes para frenar esa tendencia de etiquetar.

Te compartiré algunos apodos y etiquetas que han recibido grandes personajes de la historia y del deporte y cómo han aprendido a vivir con esto.

  • Atila “El azote de Dios”
  • Adolfo Hitler “El Fürher”
  • San Pablo, “El apóstol de los Gentiles”
  • Miguel Hidalgo “El Zorro”
  • Al Capone “Scarface” (El caracortada)
  • Miguel de Cervantes “El manco de Lepanto”
  • Lionel Messi, “La pulga”
  • Edson Arantes do Nascimento “Pelé”
  • Javier Hernández, “El Chicharito”
  • Diego Armando Maradona, “El Pelusa”
  • Gabilondo Soler “Cri Cri, el Grillito Cantor”
  • Jesús Arriaga “Chucho el Roto”
  • Alberto Aguilera “El Divo de Juárez”

Suficiente con estos personajes…. de seguro ustedes tienen una lista mejor que ésta.

Estos personajes aprendieron a vivir con esos motes y a darles un brillo personal con sus propias acciones, de modo que si tienes un mote, difícilmente podrás hacer que lo olviden los demás, lo mejor es resignarse, hacer cosas relevantes y re significar el sobrenombre.

Este mundo se hizo con propósito, no con significado, Tú le das significado a todas las experiencias de tu vida.

En cuanto a las etiquetas que puedan recibirse, hay que aprender a responder con prontitud y con inteligencia para que no sea constante la burla de los demás, si te quedas callado se intensificará el bombardeo o el abuso.

¿Qué puedes contestar cuando te digan “eres un inútil,” o “no sirves para nada” “nunca podrás hacer nada bien”

¿Qué puedes responder cuando te digan: “Tú no vales nada o eres un idiota”? He aquí algunas ideas:

“Eres un inútil” - Sé que soy útil para Muchas cosas y las que no sepa ahora, las puedo aprender.

“No sirves para nada” - Es tu opinión. Yo sé que sirvo para muchas cosas. Muchas más de las que te imaginas.

“Nunca podrás hacer nada bien” - Por supuesto que sí… todo tiene una técnica y cuando aprendes la técnica, aprendes cualquier cosa.

“Tú no vales nada” - ¡A caray! Desde cuando eres evaluador de personas, me puedes enseñar el título? o ¿Segur@? ¿Me puedes decir cuál es tu metodología para valuar a una persona?

“Eres un/a idiota” - Aprendí a caminar, a hablar, a comer, a leer, a escribir, a bailar, a jugar, muchas acciones que terminan con “ar, er ir” eso no lo aprende un idiota.

Hay, por supuesto, muchísimas respuestas para cada agresión y etiqueta, eso se llama argumentar y contra-argumentar, lo cual se hace necesario para no ser vulnerable a las etiquetas e ir desapareciéndolas de nuestra vida… son inútiles, no nos brindan calidad de vida.

Resumiendo, lo que te digan no te lo creas, si ya te educaron como víctima de dichos, apodos y etiquetas de ti depende utilizar estas técnicas para sacarlas de tu vida de una vez y para siempre.

No tienes por qué comerte y deglutir todo lo que te digan… lo que te dicen son solo palabras… y las palabras son muy ambiguas, tienen varios significados y nadie más que tú puede darles el poder… por tanto, esta información que tienes ahora en tus manos, es muy valiosa si la aplicas, te liberarás de los efectos nocivos de lo que los demás te dicen que eres.

Pongamos por ejemplo la palabra gato… es un animal, una herramienta, un juego, un apodo, un símbolo, un enigma, un sirviente, tú decides como la usas… Por otra parte, todo está en el pensamiento y para cambiar cualquier conducta hay que seguir la ruta lógica del pensamiento…

El pensamiento crea palabras, las palabras crean acepciones, las acepciones crean conceptos, los conceptos crean conductas, las conductas crean hábitos nuevos… un hábito nuevo en este escrito, es procurar permanecer ecuánime ante los apodos y las etiquetas.

Buena suerte.

Saludos Cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México