¿Realmente estamos ayudando a nuestros hijos a adaptarse al mundo que les tocó vivir?

Autor: Psic. Mauricio F. Sánchez Malagón
123 consultas

Desde antaño, se ha hablado de "La brecha generacional" y se refiere a la brecha social – cultural – ideológica – económica – política – espiritual que existe entre una generación a otra. Decían los abuelos de nuestros abuelos al ver bailar a las parejas con ese ritmo alocado llamado Vals, y criticar a esas descocadas que exhibían sin ningún pudor su tobillo despertando la concupiscencia de los varones quienes se relamían el bigote, al ver el desenfado con la cual exhibían tan hermosa parte del cuerpo retando la severidad de los padres.

Y, que decir cuando llegaron los 60s, el Amor y Paz, la frase "Haz el amor y no la Guerra". Cuerpos desnudos practicando el nudismo, el uso de la "mota" y algunas otras drogas psicodélicas. Movimientos ideológicos sacudieron la faz de la tierra: China, Francia, USA y por qué no México y su movimiento del 68, entre otros.
Todos ellos con la finalidad de una revolución ideológica en oposición a la guerra, en contra de aquella educación totalitarista (entiéndase por totalitarismo  a las ideologías, los y los regímenes políticos) donde la libertad está seriamente restringida y el Estado ejerce todo el poder sin divisiones ni restricciones, de un modo mucho más intenso, extenso y evolucionado que el teórico poder absoluto de las monarquías. Los totalitarismos, o regímenes totalitarios, se diferencian de otros regímenes autocráticos por ser dirigidos por un partido político que pretende ser o se comporta en la práctica como partido único y se funde con las instituciones del Estado. Estos regímenes, por lo general exaltan la figura de un personaje que tiene un poder ilimitado que alcanza todos los ámbitos y se manifiesta a través de la autoridad ejercida jerárquicamente. Impulsan un movimiento de masas en el que se pretende encuadrar a toda la sociedad (con el propósito de formar un hombre nuevo en una sociedad perfecta), y hacen uso intenso de la propaganda y de distintos mecanismos de control social y de represión como la policía secreta o los campos de concentración. Por ello la Educación no está exenta de la ideología, pues como se comentó en el anterior artículo, la educación se ha usado como arma de dominación y en donde solo existía y existe un solo punto de vista: el de la Autoridad, llámese padre, profesor, jefe, presidente o poder militar.
¿Ha vivido algo parecido? Seguramente ¡sí! Sobre todo si su educación proviene de una familia con características conservadoras.

Pero prosigamos, la Posmodernidad se caracteriza por haber dado fin a la Era Industrial e iniciar la Era de la Información. La primera era inicia con La Revolución Industrial fue un periodo histórico comprendido entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, en el que Inglaterra en primer lugar, y el resto de Europa continental después, sufren el mayor conjunto de transformaciones socio económicas, tecnológicas y culturales de la Historia de la humanidad, desde el Neolítico.

La economía basada en el trabajo manual fue reemplazada por otra dominada por la industria y la manufactura. Así es que en la revolución industrial se aumenta la cantidad de productos y se disminuye el tiempo en el que estos se realizan, dando paso a la producción en serie, ya que se simplifican tareas complejas en varias operaciones simples que pueda realizar cualquier obrero sin necesidad de que sea mano de obra cualificada, y de este modo bajar costos en producción y elevar la cantidad de unidades producidas bajo el mismo costo fijo. Concluyendo,  en esta era, lo importante es producir, y producir como máquinas como no lo muestra el gran Charles Chaplin (16 de abril de 1889 –  25 de diciembre de 1977) en su película "Tiempos Modernos"
Actualmente, vivimos la Era de la información, cuyo hito inicia a partir de la creación del Ordenador (procesador de información) y el internet. De esta forma como su nombre lo indica el flujo de información generada es amplísimo y todo en cuestión de segundos. Con lo cual, si algo es publicado en México vía internet en cuestión de segundos alguien lo lee en China.  Esto trae como consecuencia la globalización.
Pero no todo es miel sobre hojuelas, pues a pesar de que todo el conocimiento "está al alcance de todos" esto es falso. Pues en nuestro México no todos tienen acceso a un equipo de cómputo, y si lo tienen no saben qué hacer con ella y mucho menos con el conocimiento. Sólo "copia y pega" pero ya no se lee. Esto es grave, pues nos o sumerge en el "analfabetismo computacional" o en la pasividad y el conformismo dada la facilidad del medio de información.
Actualmente, se ha observado que las características de la Posmodernidad son:

Características histórico-sociales

  1. En contraposición con la Modernidad,  la Posmodernidad es la época del desencanto. Se renuncia a las utopías y a la idea de progreso.
  2. Se produce un cambio en el orden económico capitalista, pasando de una economía de producción hacia una economía del consumo.
  3. Desaparecen las grandes figuras carismáticas, y surgen infinidad de pequeños ídolos que duran hasta que surge algo más novedoso y atrayente.
  4. La revalorización de la naturaleza y la defensa del medio ambiente, se mezcla con la compulsión al consumo.
  5. Los medios de masas y el marketing se convierten en centros de poder.
  6. Deja de importar el contenido del mensaje, para revalorizar la forma en que es transmitido y el grado de convicción que pueda producir.
  7. Desaparece la ideología como forma de elección de los líderes siendo reemplazada por la imagen.
  8. Los medios de masas se convierten en transmisoras de la verdad, lo que se expresa en el hecho de que lo que no aparece por un medio de comunicación masiva, simplemente no existe para la sociedad.
  9. Aleja al receptor de la información recibida quitándole realidad y relevancia, convirtiéndola en mero entretenimiento.
  10. Se pierde la intimidad y la vida de los demás se convierte en un show.
  11. Desacralización de la política.
  12. Desmitificación de los líderes.

Características socio-psicológicas y de personalidad de los jóvenes de la posmodernidad son los siguientes:

  1. Los individuos sólo quieren vivir el presente; futuro y pasado pierden importancia.
  2. Hay una búsqueda de lo inmediato.
  3. Proceso de pérdida de la personalidad individual.
  4. La única revolución que el individuo está dispuesto a llevar a cabo es la interior.
  5. Se rinde culto al cuerpo y la liberación personal.
  6. Se vuelve a lo místico como justificación de sucesos.
  7. Pérdidas de fe en la razón y la ciencia, pero en contrapartida se rinde culto a la tecnología.
  8. El hombre basa su existencia en el relativismo y la pluralidad de opciones, al igual que el subjetivismo impregna la mirada de la realidad.
  9. Pérdida de fe en el poder público.
  10. Despreocupación ante la injusticia.
  11. Desaparición de idealismos.
  12. Pérdida de la ambición personal de auto superación.
  13. Desaparición de la valoración del esfuerzo.
  14. Existen divulgaciones diversas sobre la Iglesia y la creencia de un Dios.
  15. Aparecen grandes cambios en torno a las diversas religiones.
  16. Desaparece la literatura fantástica.
  17. La gente se acerca cada vez más a la inspiración "vía satelital".
  18. Las personas aprenden a compartir la diversión vía internet; y el mp3, los video juegos, el teléfono celular y la computadora pasan a ser artículos de primerísima necesidad  sin quedar fuera por supuesto el Chat.
  19. Ya no se acata a la autoridad totalmente a ciegas ya se decide y se critica, se rebela. O por otro lado se cae en la apatía y conformismo.
  20. Se pierden las palabras "por favor", "gracias", "me da permiso", "que se le ofrece",  debido a que en su pensamiento no existe "un otro", gracias al egocentrismo que se genera. Viven en su mundo con ayuda del mp3 y a los audífonos.

Padres, profesores, profesionistas de la salud mental y gobernadores; no debemos de cerrar los ojos ante tal situación. ¿Cómo enfrentar tal situación? Cuando pretendemos ajustar a nuestros hijos a patrones obsoletos  y anacrónicos, solo creamos una "brecha generacional", y es nuestra responsabilidad, pues nosotros somos los adultos, los que tenemos la experiencia, los que conocemos el mundo, pero queremos encuadrar a nuestros hijos e hijas a un mundo irreal, a un mundo como cuando fuimos niños y jóvenes. Tenemos que entender que los derroteros que enfrentan nuestros hijos son muy diferentes a los de nosotros, y ¿cómo hacerlo si nosotros mismos no nos preparamos? He oído infinidad de veces decir que "no hay escuela que enseñe a ser padres", y a decir verdad no he escuchado excusa más mediocre, eso déjenselo a nuestros abuelitos pues ellos sí no tenían de otra. Pero en la actualidad, existen muchos medios y muchas herramientas por la cual nos podemos informar y formar todo está en la voluntad de quererlo hacer. Les pedimos a nuestros niños y jóvenes que se preparen, pero y ¿el ejemplo qué? ¿Nosotros nos preparamos? ¿Leemos libros de educación o psicología? ¿Nos acercamos a nuestro centro de salud con las trabajadoras sociales? ¿Con Psicólogos y/o Psiquiatras? ¿Vemos programas de TV educativos? o ¿Laura de América o Ventaneando?
Y, gracias a la evolución de las ciencias sociales tenemos una gama de posibilidades inmensa para prepararnos, (eso les hablaré en otro artículo). Por lo pronto me despido, deseando que reflexionen sobre lo expuesto y que se pongan en acción. Por hoy me despido, y hasta el siguiente articulo.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México