El Lépero Vulgar, El Malhablado y el Grosero Elegante

Autor: José Manuel Guzmán Godos
215 consultas

De hecho las palabras lépero, malhablado y grosero son sinónimas, es decir, significan lo mismo aunque tienen algunas variantes en intensidad.

Lépero: persona ofensiva y vulgar en el uso de palabras malsonantes, altisonantes o soeces. (Su vocabulario es rico en esas expresiones y las usa con el propósito de ofender y humillar)

Malhablado. Alguien que usa un lenguaje florido rico en palabras altisonantes, pero así es su estilo, habla así por hábito y no es necesariamente vulgar u ofensivo, sólo le gusta usar las groserías por el gusto de usarlas, aunque si se disgusta, si puede usarlas para ofender.

El grosero Elegante. Alguien con pleno dominio del lenguaje fino y áspero, con total control para usar las groserías disfrazadas en el tono adecuado. A sus expresiones, les pone una pincelada de buen humor porque las dice en el momento preciso y en vez de ser ofensivo es incluso, gracioso.

La grosería en nuestro país se ha vuelto cotidiana en todos los ámbitos. No estoy seguro si debía haber alguna restricción al respecto o seguir en la permisividad de que sean expresadas por menores de edad, mujeres y personajes importantes de la política, la docencia y la empresa.

No hay mojigatería ni moralina al hacer estos comentarios es solamente poner en la mesa una situación social grave en un país que nada más no quiere mejorar educativa y socialmente… los expertos en salud mental le dan el nombre de COPROLALIA al marcado y recurrente hábito de hablar todo con groserías.

La definición de COPROLALIA es:

COPRO: Excremento

LALIA: Balbucir

O sea, ¡hablar excremento!

Es muy lastimoso escuchar a una madre de familia expresarse vulgarmente en la calle delante de sus hijos… es muy deprimente ver jóvenes en sus empleos de llevaditos, hablando toda clase de majaderías delante de sus clientes, que en su mayoría, son mujeres.

También es de lo más desagradable escuchar a los jóvenes hablar diez palabras y que de ellas la mitad o más sean groserías o que remarquen cada frase con una vulgaridad. Es odioso escuchar la mayoría de diálogos cómo salpican excremento mental producido en sus bocas. Un asco… ¿no?

Por otra parte, las obscenidades, están permitidas en la literatura, se pueden mencionar en los foros en la radio, en la televisión, en los libros… y ¿saben por qué? Por la sencilla razón que quienes escriben una obra literaria, tienen conocimiento pleno del uso del lenguaje y de los usos y costumbres de los hablantes y es su compromiso plasmarlo así en las canciones, los poemas, los libros, las películas… es decir, la grosería se justifica por conocimiento de causa… del lenguaje y del impacto que habrá de producir.

Lo que es enfermizo es que sea su uso y abuso por limitación lingüística o por la negligencia de solamente dejarse llevar por la corriente de lo que dicen los hablantes inconscientes de la belleza y poder de su palabra.

Por otra parte el malhablado, nació en un ámbito en dónde es un lenguaje aceptado y toda la comunidad lo acostumbra por ejemplo en Alvarado Veracruz.

El hablante inteligente aprende a usar los vocablos malsonantes con las personas adecuadas, en el momento adecuado y para los fines adecuados… el hecho de expresar un “PENDEJO” o “CABRÓN”, le agrega valor y significado a una frase o a una expresión.

“El grosero elegante” es un término que suena ilógico y contrastante… me explicaré: El que maneja la grosería con refinamiento es un experto en el uso del EUFEMISMO… en otras palabras, el eufemismo es el arte de decir bonito lo que es feo… incluso suena con gracia.

Les voy a dar ejemplos de la mayoría de las groserías que todos conocen y estarán de acuerdo conmigo en que se pueden expresar sin ser vulgares y corrientes:

Reprobé seis materias. ¡AH! NO MA…NO! ¡NO MÁCAYÚ!

Ya encarrerado el Ratón, ¡ingue su el diablo!

Esto está ¡cañón!

¡Che equipo! ¡Son bien indejos!

¡Qué culebros se portaron! Son bien culebros!

Apúrate,¡ no te hagas REY!

Esto está de “PÓKEMON”

“Se pasan de “pen…tontos”

Se me hace que eres “Puñal”

¡“Chiflen a su Maúser”!

¿Ese? Es bien “ojeis”

Tiene un buen “cu-cu”

Tiene buenas “gar-nachas”

“A jingaus”

“Esto está cabrera”

“Anda mucho a la China por tierra”

“Vete mucho al averno”

“Ni mayes”

Los quiero un ingo”

“Ah que la ingadita”

¿les gustaron estos eufemismos? ¡Úsenlos! Y conviértanse en Groseros Elegantes … ¿No les gustaron? ¡Vayan a Chihuahua a un baile!

Saludos cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México