Introducirse en una Conversación

Autor: José Manuel Guzmán Godos
179 consultas

Cuando aplico el test de habilidades sociales a los participantes de mis cursos de comunicación, no deja de sorprenderme que en una era de tantas posibilidades de comunicación y socialización, un rubro que me marcan como dificultad para interactuar, sea la de introducirse en una conversación.

Cuando pregunto por qué ocurre eso, las respuestas son muy variadas:

“Es que no quiero parecer metiche”

“Sí me dan ganas, pero no sé cómo”

“Me cuesta hablar de temas que no conozco”

“Me cuesta opinar cuando hay personas que no conozco”

“Si no me invitan, no participo”

Sin duda son razones válidas, porque eso es precisamente lo que sienten las personas cuando están en grupos y se ven involucrados en situaciones en donde hay que interactuar.

A menudo las razones para esta dificultad es que cada vez más estamos viviendo de manera aislada, aún rodeados de personas. Hay gente que se concentra en la televisión o en la computadora, se sale a la calle y se aísla de todos poniéndose los audífonos a volúmenes altos y sólo interactúa con otros por el Facebook o los recados del celular. Ante estas conductas de evasión a la vida social es obvio que no se desarrollen las habilidades sociales y que no ampliemos las estrategias de comunicación que nos permiten estar vigentes en los círculos sociales en que nos desenvolvemos.

Es desesperante para algunos de mis participantes el no poder sentirse cómodos al no participar… en realidad, como todo, es cuestión de técnica y estrategia, un poco de sentido común, la actitud adecuada y sobre todo ser oportuno a la hora de intervenir en una conversación… hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • El deseo de interactuar. A los demás también les gusta escuchar comentarios interesantes e intervenciones inteligentes. Por eso es importante leer y poder relacionar temas y opiniones de acuerdo a lo que se esté conversando.
  • Hay que aprender a formular preguntas inteligentes para ampliar la información y para permitir a los interlocutores que den sus puntos de vista. Sin que parezcamos de la Santa Inquisición, podemos elaborar las preguntas comenzando con: Qué… Quién… Cuándo… Cómo… Dónde… Por qué… Para qué… Cuánto/a/os/as.
  • Algunas frases que se pueden usar cuando alguien haga una pausa… ( no se vale interrumpir una conversación) son: “¿Puedo dar mi opinión?” - “Yo tengo otra versión” - “¿Me permiten completar la idea?” - ¿”Estarían dispuestos a escuchar un punto de vista distinto?” – “¿Puedo dar mi punto de vista?” - “¿Escucharían algo que me pasó al respecto?” - “Mi padre dice que…” - “Mi madre dice que…” – “Mi maestro dice que…” - “ ****** dice que…”, etc.

Todo se vuelve sencillo con la práctica. No sólo conviene introducir estas técnicas en nuestra diaria comunicación, sino que también hay que darle la debida relevancia ya que constituye una competencia sensacional para la vida social y profesional.

Con esto se elimina esa sensación de “yo no pertenezco a ese grupo” o “no me juntan” o “no me pelan” al final de cuentas, somos seres gregarios y aplicando lo aprendido, podemos sentirnos cómodos, y aceptados en cualquier grupo, si usamos la actitud adecuada y la comunicación precisa… hacerlo, nos regresa a la gran familia humana a la que pertenecemos, porque no hay peor soledad que aquella en la que estamos rodeados de personas y no hay comunicación y existe marginación.

Los presos se aterrorizan cuando los castigan en las celdas y los aíslan por algún quebranto de la ley mientras están purgando alguna condena.

¿No te parece que teniendo la libertad de acción, el potencial del lenguaje, el espacio social y las personas parlantes, sea incongruente decir:

“No sé introducirme en una conversación”

A partir de ahora te queda mejor la frase: “Por supuesto que sé cómo introducirme en una conversación”

Saludos Cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México