La Sombra en las Parejas

Autor: José Manuel Guzmán Godos
121 consultas

La sombra es esa parte obscura que tenemos todas las personas y que es inconsciente y brota cuando menos lo esperamos. Lidiar con ella en lo individual es todo un reto, pero lidiar con la sombra de la pareja es un auténtico caos, y más si idealizamos a la persona de la cual nos enamoramos o a quien seleccionamos para vivir en dúo.

Cuántas veces nos hemos sorprendido de ver a alguien como muy propio y muy honorable, pero al fallecer se descubre que tenía “casa chica” y otra familia… o cuántas veces asistimos a la misa del sacerdote que daba unos servicios estupendos y después sale en la nota roja y se le descubre que era pederasta.

Con esos personajes de los que nos damos cuenta porque son públicos y de algún modo se hace notorio nos asombra… ¿y qué hay de las personas comunes que aparecen ante nosotros como encantadoras?

O, uno mismo con sus actitudes y con grandes esfuerzos tratando de mantener a raya a nuestros “demonios” y partes oscuras que tal vez no sean tan dañinas, pero que representan una “piedra en el zapato” para quienes conviven con uno.

Más de una pareja se ha separado o vive constantemente discutiendo y en desarmonía por conductas y hábitos inconscientes del otro: gastar de más, no ser discreto, tener mamitis, ser ojo alegre, ser muy codo, beber de más, mojar el baño a la hora de orinar, aplastar el tubo de la pasta por en medio y dejarla destapada, andar metid@ en casas ajenas, tener algún vicio, ser obsesionado del face, ser muy posesivo o celoso, ser muy exigente, creer que siempre tiene la razón, ser muy enojón/a, etc., etc., etc.

El problema consiste en no saber que tenemos esa parte obscura, no saber cómo manejarla cuando lo sabemos, y no saberlo comunicar a la pareja. Por tanto la primera labor es: un autoanálisis y un análisis honesto de cómo nos ven los demás… podemos preguntar a nuestros amigos o familiares: ¿Cuáles son las partes más difíciles de mi personalidad? O, ¿cuáles son los defectos que debería cambiar en mí? Anotarlas y trabajar sobre ellas… las mismas preguntas se le pueden hacer a nuestra pareja. Una vez que sabemos un aproximado de esa parte obscura, comenzar a trabajar en ellas para modificarlas si quieren saber cómo manejar y cambiar hábitos refiéranse a las enseñanzas del Dr. Covey en su obra “7 hábitos de las personas altamente eficaces” ahí se aprende una metodología para cambiar los hábitos que se deseen.

Una vez que tengas la lista y estés consciente que efectivamente si tienes esos hábitos o conductas nocivas puedes hacer una charla con tu pareja y hacérselas saber… eso es muy honesto y te va a ahorrar muchos disgustos, dolores de cabeza y discusiones inútiles y dolorosas.

“Para no vendernos simulacros” como diría Mario Bennedetti.

Las parejas se unen en fabulosos y aparatosos simulacros… “es que yo crei”… “es que yo pensaba que tú…” “nunca creí que tu fueras capaz de hacerme esto”

Las parejas, cuando se unen, llevan a su nueva vida, muchos dolores emocionales, duelos no resueltos, heridas no curadas, círculos no cerrados y… LA SOMBRA.

Aparte de algunas creencias erróneas: “Yo l@ voy a cambiar” “Me pertenece”

Las parejas se atraen para sanarse y para crecer… si son conscientes, si no lo son, convierten su relación en una terrible cámara de tortura emocional en vez de una agradable convivencia sanadora.

Los elementos de la sanación en pareja aparte del amor que se profesen, conviene que esté matizado por tolerancia, comprensión, compañía, apoyo emocional, perdón; por otra parte, la tortura emocional en pareja sucede cuando se manifiestan los celos, la rivalidad, la competencia, el control de la pareja, la agresividad en cualquiera de sus modalidades.

Para manejar la sombra, se hace necesario ser muy observador de la conducta propia… hay que reconocerla e integrarla, no resistirla… recuerda que “A LO QUE RESISTES, PERSISTE” por eso es imprescindible ponerla sobre la mesa y a los ojos de la pareja aunque nos dé vergüenza o incomodidad, eso será más leve que padecer mayor dolor y pérdida por no hacerlo.

Curiosamente muchas parejas viven de la apariencia con tal de ser aceptados o ser populares con el otro sexo…

Escuché una excelente frase de un rockero y que me encantó… pura filosofía de vida, Kurt Cobain dice: “PREFIERO QUE ME ODIEN POR LO QUE SOY, Y NO QUE ME AMEN POR LO QUE NO SOY”

Saludos Cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México