Siddartha Gautama

Autor: José Manuel Guzmán Godos
229 consultas

Fue un príncipe hindú nacido en la ciudad de Kapilavastu. Perteneciente a una casta privilegiada, cuya familia tenía un palacio para cada estación del año. Como príncipe que era, recibió una educación esmerada y habilidades en el uso del arco y la flecha así como la disciplina de la meditación y la oración.

Al ser tan privilegiado, en sus años juveniles, le intrigó siempre el sufrimiento humano. Le desagradaba sobremanera salir de su palacio y ver personas enfermas, pobres, con hambre, con dolor moral, emocional y aridez espiritual. Mirar los rostros afligidos y los llantos lastimeros de los pordioseros y los enfermos causó un gran impacto en su alma.

Por tal motivo, renunció a su riqueza y posición, y a sus lujosos palacios, a sus viandas y su entorno privilegiado y suntuoso para perseguir una sola cosa: la respuesta a la pregunta ¿por qué sufre el ser humano?

De modo que vistió una túnica sencilla, unas sandalias y se echó a andar por caminos desconocidos.

Se hizo acompañar de un entrañable amigo que le significaría grandes lecciones de vida por todo lo que vivieron: la amistad, la aventura, la separación, y la iluminación final… Govinda.

Siddartha y su amigo se agregaron a un grupo de estudiantes de un gurú ( guía espiritual) quien decía que para alcanzar la sabiduría habría que practicar el ascetismo, o sea, una durísima disciplina de mortificar el cuerpo con ayunos prolongados, trabajo físico extenuante y oración.

Después de un largo tiempo, al no encontrar por este medio la razón del sufrimiento humano, decidió dejar el grupo y a su amigo Govinda con todo el dolor de su corazón, y resolvió seguir sólo, dispuso asociarse con un mercader y aprender de la vida práctica… aprendió a jugar y apostar, a negociar y ganar dinero, era exitoso… se manejaba con un principio fundamental: ”se ayunar; se esperar; se meditar”

Siddartha conoce las pasiones humanas y el dolor por sí mismo… se enamora de una cortesana con la cual tiene un hijo, la mujer muere cuando él más la amaba y al no tener experiencia para crear un hijo, sufre la soledad y el desprecio del hijo al no lograr entenderse con él y educarlo. El hijo escapa y el sigue aprendiendo lecciones de vida a través de la pérdida.

Siddartha descubre que ninguno de los extremos le da felicidad… aprende que en la vida hay que seguir EL DORADO MEDIO, como se ha comprobado los extremos son dañinos… no producen felicidad.

Finalmente, entabla una gran amistad con un barquero con quien compagina experiencias y descubre que los seres humanos aprenden lecciones valiosas de cualquier cosa que vivan y de cualquier cosa que observen que la vida te da experiencia en base a la pérdida y al significado que le des a esa pérdida… que meditar es estar conectado con la fuente de la felicidad sin importar lo que pase afuera.

En su madurez, se re-encuentra con Govinda y al conversar se da cuenta de que llegan a conclusiones similares sobre la vida y la espiritualidad.

Siddartha intuye que su tiempo de capitalizar su experiencia de vida ha llegado, ha vivido lo suficiente para darse cuenta de que nosotros los humanos somos los responsables de todo nuestros sufrimientos, producto de pensar, hablar y actuar incorrectamente y que en el momento en que la persona toma consciencia puede abrazar la felicidad y el control de su vida en el momento en que lo desee porque tiene el poder de hacerlo.

Se aleja de todo y de todos y recibe la iluminación espiritual y recibe el título de Buda, que significa: EL ILUMINADO

Funda la filosofía espiritual del budismo que en la actualidad practican aproximadamente entre 170 y 230 millones de personas en el mundo, principalmente en países asiáticos.

Siddartha funda su filosofía en cuatro grandes verdades y en ocho nobles principios:

Verdades: El mundo es un lugar de sufrimiento; el sufrimiento deriva de los deseos humanos; debe haber renuncia voluntaria al deseo; se puede eliminar el sufrimiento por medio de ocho nobles principios:

  1. COMPORTAMIENTO RECTO
  2. PENSAMIENTO RECTO
  3. PALABRA RECTA
  4. ACCIÓN RECTA
  5. MEDIOS DE VIDA RECTOS
  6. ESFUERZOS RECTOS
  7. ATENCIÓN RECTA
  8. CONCENTRACIÓN RECTA

Espero haber despertado su interés en investigar más sobre la vida de este Gran Guía Espiritual. Les recomiendo la magnífica obra ganadora del premio Nobel de literatura Siddartha, del autor Herman Hesse, que se escribió en 1922 y que es una magnífica versión novelada de su vida y obra. Les encantará.

Saludos Cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México