Un Extraordinario Caso de Reencarnación

Autor: José Manuel Guzmán Godos
184 consultas

La historia comienza con una mujer que presenta dos comportamientos recurrentes: Una marcada obsesión por dibujar, desde niña, la torre de una iglesia, llegando a acumular docenas de dibujos de un área que desconocía; y un inquietante sueño que la despierta constantemente entre sudoraciones y ansiedad con escenas de una ciudad y una familia que desconoce, pero que le es cada vez más familiar.

Casada con un arquitecto emprendedor, entre ambos llevan adelante el negocio y apoyan a un único hijo que está a punto de entrar a la universidad.

La familia de esta mujer está consciente de sus circunstancias, pero nadie es capaz de ofrecerle una solución a sus cada vez más dramáticas revelaciones que le ocurren con más frecuencia y más carga emocional.

Cuando la situación hace crisis, es la madre de la mujer quien comienza a poyarla. Sin hacer crítica, comienza por apoyarla para que ubique la ciudad que aparece en sus sueños y resulta auténtico que el Nombre de la ciudad es Malahide y que se encuentra en el país de Irlanda.

Con ese dato como inicio, y ante el escepticismo del esposo y la no participación de su hijo, la mujer prosigue con la evocación de vivencias nítidas de un cuadro cada vez más claro y más explícito.

Ubica la escena en una casa rústica, en un matrimonio mal avenido, con cuatro hijos y un marido borracho y violento que maltrata salvajemente a la mujer y sus cuatro hijos. Esto pone cada vez más triste y angustiada a la mujer quien, por recomendación de su madre, hace investigaciones para averiguar si su situación se debe a una perturbación obsesiva, o a alguna otra causa.

El médico psiquiatra quien es especialista en terapia regresiva, la somete a varias sesiones y descubre que su caso es un auténtico evento de reminiscencia de una vida pasada.

Las regresiones son dramáticas y muy penosas. Revive el maltrato a sus hijos y a ella misma en una vida anterior en donde fue víctima de un hombre atroz y no pudo evitar las vejaciones hacia su persona, ni pudo tampoco proteger a sus hijos.

Durante las terapias tuvo un panorama más amplio de sus vivencias y tomó la decisión de viajar a Irlanda para cerrar ese capítulo de su vida. Sentía un imperioso deseo de buscar a sus hijos anteriores, aunque eso rayara en la locura para sus familiares. Comenzó también a dibujar rostros de niños (cuatro de ellos) con lo que se sentía identificada y atraída.

Ante la oposición de su marido, emprendió el viaje a Irlanda. Sus reminiscencias le mostraban más violencia. Producto de una golpiza en su relación anterior (en Irlanda) murió y dejó en orfandad a sus cinco hijos. Su hijo decidió acompañarla. Previo a su viaje, ubicó los lugares de sus sueños, la iglesia que dibujaba de niña y contactó un sacerdote que le pudiera ayudar a ubicar la casa de la familia Sutton. (Su anterior familia)

Al llegar a Irlanda se dieron a la tarea de consultar los registros de la iglesia sobre los bautizos de su familia anterior.

Pasearon por la ciudad de sus evocaciones hasta que de tanto andar y preguntar ubicaron la casa antigua.

De tanto investigar en la iglesia, encontraron los datos de los hijos. En una visión interna, la mujer supo que al morir, encargó el cuidado de sus cuatro hermanos al hijo mayor a quien llamaba Sonny.

Ubicó la casa de su anterior familia y recordó lo que había vivido ahí en su vida previa. Ubicó la tumba en donde fué enterrada después de morir.

Ahí fue en donde se encontró con un anciano que resultó ser su anterior hijo Sonny, quien por supuesto, no sólo no la reconoció, sino que puso una barrera inmediata… ¿Quién era aquella mujer desconocida que se atrevía a visitar la tumba de su madre y decirle que ella conocía a su familia? Su madre murió en 1932. ¿Qué significaba todo aquello?

Su marido llegó finalmente a apoyarla. Con mucho trabajo logró que Sonny la escuchara. Ella explicó sus sueños. Logró convencerlo de que, de alguna manera, su madre la había elegido a ella para hacerle saber que los amaba y se había ido con la angustia de no saber cómo habían sobrevivido.

Sonny lloró mucho. Le explicó a la mujer que se sentía culpable, ya que no había podido protegerlos… era un niño… lo más que alcanzó a hacer fue dejarlos en un asilo en donde los asistieron y dijo que después de eso, ya no los había vuelto a ver. La mujer le abrazó y le dijo que hizo lo correcto, tomando en cuenta su condición de niño… Ya en conjunto y en conocimiento de causa, rastrearon a los hermanos y dieron con ellos. El re encuentro fue ¡impresionante!

Después de haber unido a su anterior familia, la mujer regresó a su país y mantuvo comunicación y contacto con sus anteriores hijos en una historia de reencarnación y amor increíbles.

No importa que no creamos en la reencarnación. Nos ubicamos en el 25% de la humanidad que no cree; los otros 75% de las personas si lo consideran.

Para mayores referencias y con ánimos de investigación, comentaré que en la Biblia existen muchas referencias respecto a la reencarnación… lo sabía y lo enseñaba Jesús. El Psiquiatra Brian Weiss, es un científico que posee mucha información al respecto en sus obras: Muchas Vidas, Muchos Sabios y Lazos de Amor..

Otra autora muy reconocida para abordar este impresionante tema es la Dra. Gina Cerminara y lo aborda en su obra. Muchas moradas.

Este caso aquí narrado lo puede encontrar el lector en la película “yesterday`s children o los hijos del ayer” cuya protagonista es Jane Seymour quien protagonizó por muchos años la serie “La Dra. Queen”

Esta historia también puede ser consultada en internet como el caso de “La reencarnación de Mary Sutton.”

Que tengan una linda investigación.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México