Hemos Mejorado como Humanidad a Pesar de todo

Autor: José Manuel Guzmán Godos
120 consultas

Lenta pero firmemente. En varios aspectos vitales. Irreversiblemente. Afortunadamente.

Con algunos métodos y creencias; con la autoridad; con el espléndido valor de la libertad; con los derechos de las personas; con el libre albedrío; con la ciencia y tecnología; con la espiritualidad… aunque no se note.

A veces tendemos a observar solamente los aspectos negativos de la vida. Tal vez porque su impacto nos impresiona más y dejamos de observar los progresos y las bondades de este mundo.

Si nos damos cuenta, algunos de estos progresos se han venido manifestando apenas en los últimos años y hemos sido beneficiados con las luchas de otros, las ideas de otros, las investigaciones de otros.

Derecho de Pernada. Situación en la cual el Señor Feudal tenía el derecho a pasar la primera noche con la recién casada, ante el disgusto y resignación de ambos contrayentes, quienes trataban de olvidar el evento lo antes posible y proseguían sus vidas de esa manera. Hoy no se conoce en el mundo civilizado que esa costumbre siga manifestándose.

Matrimonios arreglados. Anteriormente, eran los padres de familia los que arreglaban los matrimonios de sus hijos incluso desde muy pequeños. Los esposos no podían casarse con la persona de su elección. A tiempo presente, existe la libertad de casarse con la persona elegida; o no casarse, o vivir en unión libre o tener varias parejas o tener una del mismo sexo bajo el amparo de la ley.

Permanecer en una religión toda la vida. Los seguidores de una fe religiosa eran obligados a permanecer en ella y conservar las creencias impuestas por salvajes o absurdas que fueran y debían conservar obediencia ciega a los preceptos marcados por la misma, so pena de ser excomulgados o sometidos a la Santa Inquisición acusados de herejes o blasfemos. Hoy, existe la libertad de cambiar de religión sin peligro de morir o de ser separado de la sociedad. Tal vez te vean feo, pero ya no es motivo de cadalso.

Obligados a ser o estudiar lo que los padres ordenaban. Con la consabida frustración y rabia de no ser o hacer aquello que te apasiona o para lo que naciste. En nuestros tiempos existe la gran libertad de estudiar lo que uno quiera y de dedicarse a la afición, oficio o profesión que uno elija.

Esclavitud. No vivimos más en tiempos en donde llegaran los conquistadores y saquearan y violentaran a los ciudadanos e invadieran sus tierras. Al menos no de esa manera. Se han sofisticado las formas de conquista, aunque en un contexto consensuado, como en la transculturización y el consumismo… aunque para eso. Nosotros lo permitimos.

Morir de enfermedades que hoy parecen simples. La ciencia y tecnología han avanzado grandemente y ahora hay esperanza de mayor longevidad y de cura ante enfermedades graves gracias al avance científico y tecnológico.

Sé que ustedes tienen más ejemplos. Este es un mundo bondadoso en muchos aspectos y lleno de personas de buena voluntad que luchan y se esfuerzan por mejorar métodos, procesos y tratos.

Desde nuestra actividad, por simple o sencilla que sea, podemos aportar por erradicar los errores que por inconsciencia nos afectan y afectan a los que amamos.

Ya no lidiamos con derecho de pernada, pero hoy más que nunca hay acoso sexual; ya no nos arreglan los matrimonios, pero no sabemos qué hacer con esa libertad y tendemos a darle acción exagerada a la libido; ya podemos escoger la profesión o estudio que deseemos, sin embargo, nos estamos convirtiendo en personas que nos enloquecen tantas opciones…

Sí, hemos mejorado como humanidad, aunque hay aún mucho por hacer y sin duda que podremos mejorar mucho más.

Es un consuelo pensar que podemos cooperar con nuestra aportación intelectual y emocional para dejar, cuando partamos, un mejor mundo para vivir. Si te pregunto: “TÚ, ¿ DE QUE MANERA COOPERARÍAS?”

Saludos cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México