El Terror del Umbral

Autor: José Manuel Guzmán Godos
122 consultas

Se entiende como terror, experimentar el sentimiento extremo del miedo; y como umbral, toda frontera física o psicológica interna, real o imaginaria, que al ser traspasada, obra en nosotros, una transformación.

Todos tenemos umbrales que traspasar… cotidianamente… tarde o temprano… permanentemente… necesariamente… y eso, causa terror, porque no sabes qué hay del otro lado de la puerta, del otro lado de la frontera, o en la otra orilla…

Explicaré brevemente este fenómeno para poder superarlo y poder sacar provecho de su dinámica en nuestra vida.

Cuando decidimos realizar algo relevante en nuestras vidas, nos embarga la ilusión del logro, sin embargo, al confrontarnos con la realidad, comienzan los obstáculos al por mayor, se exacerban nuestras dudas y se dispara el temor de que no tendremos el éxito esperado.

Si se trata de lograr un título académico, dudamos de nuestra capacidad intelectual, si se comienza un programa de acondicionamiento físico, sobreviene una enfermedad, si comenzamos un plan de ahorro, parece que la vida se empeña en que gastemos más, si se comienza una dieta, parece que da más hambre y se hace imposible seguirla, si se comienza un negocio por cuenta propia, se acumulan las deudas y parece que el mundo se empeña en que no se logre nuestro deseo.

Es el terror que siente el vendedor antes de tocar una puerta para ver a un nuevo cliente; es el pavor que siente una madre primeriza ante el reto de tener que educar y cuidar a un bebé, es el pánico que siente un empleado al hacer una entrevista de trabajo es el temblor que siente un boxeador antes de que suene la campana… atravesar el umbral… muchos se quedan y no pasan el proceso, o lo pasan penosamente.

Esta condición la provoca nuestro propio miedo a lo desconocido, entramos a las experiencias de la vida, normalmente con mucho entusiasmo, pero con poca preparación práctica o información precisa. La parte emocional es muy importante trabajarla. La energía negativa que provoca en nuestro ser la incertidumbre, la duda y el miedo a lo desconocido, provocan lo que en psicología se llama auto-sabotaje.

Jesús también lo experimentó al inicio de su misión al pasar 40 días y 40 noches orando en el desierto y después en Getsemaní cuando supo a qué se enfrentaría.

La diferencia es que él supo cómo enfrentar el reto.

¿Qué hacer para que no nos atropelle y el terror del umbral?

A cualquier evento o plan de acción que emprendamos, llevemos la absoluta convicción de que podremos enfrentar y sobrepasar los obstáculos que conllevan.

La mayoría de los miedos que nos aquejan, los agigantamos en nuestra mente. Hay que aprender a “espantar” al miedo.

Antes de embarcarnos en cualquier empresa relevante hay que ir con la idea de que habrá obstáculos y hay que saber que la mente humana siempre tiene, potencialmente, la solución a cualquier problema.

Para no experimentar terror ante los eventos, es importante concentrarse muy seguido en los éxitos que hemos tenido anteriormente… si pudimos una vez o varias, sin duda, podremos una y otra vez.

Finalmente, para pasar el umbral del terror, hay que informarse lo más posible sobre los puntos neurálgicos de un evento, para que podamos, proactivamente, tener plan “a” “b” y “c” para poder atravesar con éxito cualquier umbral que debamos atravesar. Cada vez que lo enfrentemos y lo venzamos, avanzaremos hacia logros mayores.

De modo que, nos volverá a asaltar el terror del umbral, una y otra vez hasta que podamos atravesarlo con personalidad, experiencia y categoría.

Suerte.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México