Somos esclavos de los hábitos

Autor: José Manuel Guzmán Godos
137 consultas

Si eres trabajador, limpio, ordenado, puntual, cumples compromisos en tiempo y forma, eres ahorrativo, formal y eficiente, te manejas en base a buenos hábitos que has desarrollado consciente o inconscientemente.

Si por el contrario eres sucio, desordenado, impuntual, no cumples compromisos, no pagas tus deudas, eres informal y deficiente en tu desempeño, te manejas en base a malos hábitos que aprendiste a lo largo de tu vida.

A veces el lenguaje, nos juega malas pasadas. Decimos; “¡Así soy, y que!” o “Genio y figura hasta la sepultura”, y pensamos que no podemos cambiar... Pero si podemos!

El secreto está en ponernos un objetivo y trabajar por conseguirlo sustituyendo el hábito indeseable por el deseable. En forma simple, un hábito no es más que una conducta repetida. Dicen los expertos que para implantar un nuevo habito en tu estructura, deberás ser constante y repetir esa conducta durante 21 días como mínimo... yo te sugiero que sea por un mes.

Lo manifiesta genialmente Emerson en esta frase que todos debiéramos memorizar y hacer nuestra: “Siembra un pensamiento y cosecharas una acción; siembra una acción y cosecharas un habito; siembra un habito y cosecharas un carácter; siembra un carácter y cosecharas un destino " ¿No es sensacional saber que puedes ser dueño de tu destino en vez de ser víctima del mismo? Tú decides !!!!.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México