Si la palabra es plata, el silencio es oro

Autor: José Manuel Guzmán Godos
123 consultas

¿Te has dado cuenta que cantidad de RUIDO tenemos que soportar en esta ciudad todos los días? ¡ Es espantoso ! ¡ Es intolerable!

En las calles, en los mercados, en los almacenes, en los bazares, en los tianguis, en el salvaje perifoneo de los que anuncian sus servicios... en el vecindario, en el transporte público, EL RUIDO INFERNAL que nos priva de una buena calidad de vida...

Para algunas personas es aún más dramático... deben soportar los gritos de sus parejas, de sus supervisores, de sus padres, maestros e hijos... para llorar, y lo peor, es que nos hemos acostumbrado y... ¡ NO HACEMOS NADA AL RESPECTO !

Basta ver a una persona que llega a su casa después de ese escalofriante bullicio y lo primero que hace es...: ¡¡¡ENCENDER EL RADIO O PONER MÚSICA O LA TELE A UN ALTO VOLUMEN!!!

Ese es un claro indicio de que no tenemos diálogo interno, no hay tiempo para la oración, la ensoñación o la meditación o reflexión serena... en otras palabras NO SABEMOS ESTAR A SOLAS CON NOSOTROS MISMOS...

Hay otro aspecto que se enseñorea de nuestro espacio vital en el tumulto: LOS EMPUJONES... somos una sociedad EMPUJADA, ATROPELLADA, AGLOMERADA, donde salir fuera de casa y moverse, en auto propio o en transporte público, ya sea autobús, metrobús, combi o lo que sea, nos apiña dándonos categoría de sardinas en lata y se ha llegado al grado de una tolerancia enfermiza... no hay nadie que proteste.... y si se protesta, nadie pone orden... porque no hay espacios suficientes y MENOS CIVILIDAD, lo que atenuaría y aliviaría esas condiciones que nos hacen parecer como ciudadanos de tercera...

Podemos aunar otro contratiempo bastante agresivo para el transeúnte: el pésimo estado de las banquetas y las calles en donde el ciudadano de a pié transita, ya que la gran mayoría se encuentran en pésimo estado: desniveladas, fracturadas con hoyos, con bordos, con estorbos de todo tipo en nombre de la venta informal en donde se invaden espacios por donde no se puede transitar so pena de ser muuuuuy atropellado y/o lastimado...

Este no es un rosario de quejas, es un análisis agudo de la pobre calidad de vida que tenemos y que no va a cambiar mientras no se regularicen y se apliquen las LEYES como se debe... como es legal. EL RUIDO es contra la ley... es agresivo y enferma... ¿que acaso en zonas de BIBLIOTECAS, TEATROS, CINES, IGLESIAS, ESCUELAS Y HOSPITALES no se procura el silencio?

¿ Qué no son recintos para darle regocijo al ALMA y el enemigo es el RUIDO y EL SILENCIO es lo que favorece las más altas expresiones del ARTE, LA SALUD, LA EDUCACIÓN Y LA ESPIRITUALIDAD?

Respecto a ser atropellados, ¿ no nos irritamos cuando irrumpen en nuestro espacio vital y nos defendemos de los tironeos físicos y emocionales y protestamos indignados diciendo:

¡ ESTO ES UN ATROPELLO! ? ¿ Entonces por qué propiciar y tolerar lo contrario ? Acaso es letra muerta lo que dice la CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS EN DONDE DICE: Que todos los nacidos en territorio Nacional tenemos derecho a un LIBRE TRÁNSITO que nadie puede impedir.

En función a la pavimentación y mal estado que guardan las calles, debería haber mayor sensibilidad de las autoridades para hacerse cargo de una vialidad más decente, y de parte de la ciudadanía, conservar de la mejor manera los espacios comunes y reportar hasta el cansancio, las fracturas y los desniveles que se encuentran en casi cada acera que pisamos...

Apuesto que si los familiares de LAS AUTORIDADES anduvieran a pié y un familiar amado se lesionara a causa de una anomalía en el pavimento, el problema tendría una rápida solución... la mala noticia es que los seres amados de la autoridad, no son ciudadanos de a pié.

Saludos Cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México